Que ver en Roma en 3 días.

¡Qué ciudad! ¡Cuánta historia, cultura y arte se observa en cada rincón y esquina de Roma!

Es verdad que hay mucho para ver, conocer y recorrer. Pero también es cierto que en 2 ó 3 días se puede visitar todo (o casi todo) lo más importante de esta ciudad.

A Roma podés llegar por tren, auto o avión, a cualquiera de sus dos aeropuertos, Fiumicino y Ciampino.

En mi caso, llegué vía aérea a Fiumicino, y de allí tenía que ir a la estación de trenes “Termini”, que es la estación central de Roma, punto donde convergen los trenes en la zona céntrica.

Para ir desde Fiumicino a Termini, podés hacerlo en tren o en bus, ya que queda bastante lejos del aeropuerto y el taxi te va a salir un poco caro. Yo lo hice en bus, porque era medio tarde y ya no salían los trenes.

Arco de Tito

El traslado a Termini tarda unos 45 minutos. Te recomiendo buscar un alojamiento cerca de la estación central para estar conectado con todos los puntos de la ciudad. Yo estuve hospedado en el Romangelo Hostel, muy bien ubicado y a un precio excelente.

El primer día salí temprano, caminando hacia el Coliseo, que sería el primer punto importante que visitaría.

Coliseo Romano

Llegué a eso de las 10 am, saqué la entrada ahí mismo y lo recorrí en una hora aproximadamente. Demás está decir que te lleva un rato más dar vueltas alrededor del mismo y sacar todas las fotos posibles.

Para evitar colas, podés comprar el Roma Pass, que es un pase para todos los museos, o al llegar al Coliseo contratar un guía en tu idioma que hará el ingreso más ágil, junto con un grupo.

Otra opción es comprar la entrada previamente, vía web, aunque es un poco más cara. Con la entrada está incluido el Foro y el Palatino, que se encuentran muy cerca, y los hacés prácticamente en el mismo recorrido.

Si fuiste muy tarde y solo llegaste a ver el Coliseo, no te preocupes, la entrada sirve para dos días consecutivos.




De allí, seguí mi recorrido hacia el Capitolio. Se sube a él por una hermosa escalera que concluye con dos estatuas colosales, llamadas “los dioscuros”.

En los alrededores del Capitolio se encuentran los museos capitolinos y la Basílica de Santa María. Por último, y uno de los edificios que más me llamó la atención, es el Monumento a Víctor Manuel II.

Ya por la tarde, decidí regresar al hostel para descansar un rato y acostarme temprano, ya que el día siguiente caminaría lo mismo (o más).

Esa misma noche me hice amigo de una argentina y un brasilero con quienes compartiría el viaje los días siguientes, así que por la mañana temprano partimos hacía el Vaticano.

Tomamos un subte que nos dejó a una cuadra de la Plaza San Pedro.

Entrada de la plaza San Pedro

Al llegar a la Basílica que lleva el mismo nombre, quedás impactado. Es que uno ya la vio por fotos o en internet, pero estar en el lugar siempre sorprende.

El ingreso a la Basílica es gratuito, pero subir a la cúpula requiere del pago de una entrada. Además, dentro de la misma también se encuentra el Museo de los Tesoros Vaticanos que también se abona para entrar.

Nosotros decidimos solamente pagar para ir a la cúpula. Así que, luego de unos minutos de cola y escaneo de nuestras pertenencias, ingresamos y . . . ¡Paf! Lo primero que aparece es ¡“La Piedad” de Miguel Angel! Imponente.

Para subir a la cúpula seguimos caminando por el interior de la Basílica hasta llegar a un ascensor que te lleva a la base de la misma. Y ahí comienza el recorrido dificultoso.

Si sufrís de claustrofobia o tenés problemas físicos, te recomiendo que pagues la entrada que te sube en ascensor. Es que para subir, hay que caminar bastante y por momentos las paredes se cierran y parece que te aplastan, sin mencionar que hay un tramo muy particular donde tenés que caminar medio inclinado. Eso sí, es bastante divertido.

Vista desde la torre de la Capilla Sixtina

Por fin, ¡en la cima! La vista es hermosa, con los jardines vaticanos de un lado y el Río Tíger del otro.

Luego de sacar unas lindas fotos, bajamos por otra escalera que te lleva a los museos vaticanos, donde se destaca la Capilla Sixtina. En la misma no se pueden sacar fotos y hay varios encargados al grito de “¡no photo!” y “silence please” que te lo hacen saber. Todos en silencio observando las 9 imágenes bíblicas que se encuentran ilustradas en el techo.

Alrededor de las 14 pm salimos de allí para sentarnos a comer y planificar el resto de la tarde.

Nos quedamos por la zona y visitamos el Castillo San Ángelo y bordeamos toda la costa del Tíger hasta llegar a la isla Tiberina donde dimos una vuelta por la misma para apreciarla mejor y terminamos en el Circo Máximo, disfrutando del atardecer con los verdes de sus parques.

¿Ya te cansaste? ¡Vamos, que falta el tercer día! Además, te voy a contar un plus que no suele hacerlo la gran mayoría de las personas que va a Roma poco tiempo, pero vale la pena y mucho.




Salimos nuevamente temprano del hostel para aprovechar el día y nos tomamos un subte hacia la Via Appia Antica. Además del subte, tenés que subirte a un bus dependiendo de cuanto quieras caminar, ya que no llega el subte por la zona.

Este lugar es el camino de comunicación más antiguo y más importante construido por los romanos. Al llegar, se aprecia un silencio perfecto, combinado con el sonido de los pájaros y el movimiento de los árboles.

Es un lugar para caminar tranquilo y disfrutar de la calma.

Via Appia

A lo largo de la Via Appia nos encontramos con muchas catacumbas importantísimas, como las de San Sebastián y San Calixto. Se puede ingresar a conocerlas, pero cuando fuimos, estaban en restauración, así que no tuvimos la oportunidad.

Luego de caminar un rato decidimos regresar hacia el casco histórico e ir una de las maravillas de Roma que aún nos faltaba conocer. La famosa Fontana di Trevi. La misma está enclavada en los alrededores de la vía del Corso, que va desde la plaza Venecia hasta la plaza Del Popolo.

Museos

Fontana di Trevi

Vista de la Fontana en Roma

Además de la fontana y ambas plazas, en esta zona encontramos la Plaza de España, el Pantheon y la Plaza Colonna.

Pero la Fontana es realmente imponente. Ya a unas cuadras se escucha el sonido del agua y llegar y ver que es más grande de lo que parece en fotos es fantástico. Quedate un rato observándola, y ¡no te olvides de tirar la moneda y pedir un deseo!




One thought on “Que ver en Roma en 3 días.

  1. Vilma

    julio 24, 2017 at 4:37pm

    Como es la mejor forma de viajar en transporte público.

    Taxis. ??costosos??

    • Author

      Chelo

      julio 25, 2017 at 7:38am

      Hola Vilma! El transporte publico en Europa es lo mas caro. Yo siempre trato de moverme en subte o caminando para poder ahorrar. Gracias por tu consulta!

Your email will not be published. Name and Email fields are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.