Moscú: qué ver, y cómo recorrer la capital Rusa.

Moscú no era un destino al que tenía como prioridad conocer, ni siquiera me llamaba la atención o algo por el estilo.

Reconozco que cuando decidí ir a este país, lo hice más como una necesidad de salir del espacio Schengen (espacio conformado por varios países de Europa, con una estadía máxima de 90 días para turistas), que como un deseo de visitar Rusia.

Sin embargo, me llevé una tremenda sorpresa al conocer Moscú, el primer destino de mi recorrido por el país.

Mi asombro provino, principalmente, de sus construcciones y del tamaño de una ciudad riquísima en historia. Y en cuanto a tamaño, me refiero a que sus dimensiones son gigantescas, sus calles, sus veredas, los espacios entre sus edificios, en síntesis, caminar por Moscú te hace sentir muy pequeño…

Por otro lado, es una ciudad con museos interesantísimos, arquitectura fuera de lo común y monumentos imperdibles.

Algunos datos que tenés que conocer antes de visitar Rusia:

  • Rusia es un país que pertenece a dos continentes. Su territorio se divide entre Europa y Asia.
  • La moneda utilizada no es el euro, como en toda Europa, sino el rublo ruso. 1 dólar equivale a 66 rublos (valor noviembre 2018)
  • La seguridad en Rusia es un tema serio. No sólo para el turista, sino para todos los ciudadanos. Vas a encontrarte con policías en metros, shoppings, monumentos, incluso en kioskos.
  • La mejor época para visitar el país es durante el verano, entre los meses de mayo y agosto, no sólo por el clima agradable, sino también porque la luz solar dura mucho más. En ciudades, como San Petersburgo, podrás disfrutar de las famosas noches blancas, un fenómeno que deja el cielo en constante claridad, incluso durante la noche.
  • La mayoría de los rusos no habla inglés. Pero, aunque se los vea muy serios, son personas muy amables, y estarán dispuestos a ayudarte en lo que necesites. Traductor de por medio y señas, resolverás cualquier problema.
  • En Rusia es costumbre descalzarse al entrar a alguna casa u hospedaje. Por lo general, los hoteles te van a brindar calzado adecuado, como pantuflas, para que ingreses a sus instalaciones.
  • Algunas pronunciaciones que debes aprenderte son: “Priviet” (Hola), “Da” (Si), “Niet” (No), “Spasiva” (Gracias). Las palabras están escritas como se pronuncian, para que sepas cómo decirlas.

Como te comentaba al principio, Moscú es una ciudad gigantesca. Donde sea que te hospedes, siempre vas a necesitar el metro para ir a los lugares principales, ya que no existe “la zona turística”.

Todo lo que tenés que conocer en Moscú se encuentra repartido por la ciudad, así que a la hora de elegir un hospedaje, sólo debés tener en cuenta que se encuentre cerca de una estación de metro.

Si quieres puedes reservar con un 10% de descuento haciendo click aqui.

Para moverte por Moscú, es necesario sacar la TROIKA CARD. Es una tarjeta recargable, que se obtiene en cualquier estación de metro, y que no sólo te sirve para este medio de transporte, sino también para autobuses y trenes externos.

Tené en cuenta que con esta tarjeta cada pasaje te cuesta 36 rublos, y sacando los tickets por separado abonás 55 rublos. La Troika cuesta 60 rublos, pero al salir de Moscú podés devolverla, y te reintegran este importe.

Dato importante: la tarjeta no es de uso compartido, por lo que si viajás en grupo, cada integrante deberá tener su Troika.




Ahora bien, ¿cómo recorrer Moscú?

Ya que existen muchísimos lugares interesantes en la ciudad, te voy a ir comentando todos según el orden de importancia. O los que considero que no debés perderte en tu visita.

Como primer punto, hay que conocer la Plaza Roja. Es el centro neurálgico de la ciudad y el lugar más visitado por los turistas.

Si sólo contamos con un día en la ciudad, lo ideal es centrarse en esta zona, ya que cuenta con muchísimos lugares de interés en sus alrededores.

En la plaza se encuentra la Catedral de San Basilio (la iglesia más fotografiada de Moscú y la imagen típica de Rusia), el Kremlin, la Catedral de Kasan, el Museo de Historia, el Mausoleo de Lenin y las tiendas GUM.

A continuación, te detallo cada lugar:

  • El Kremlin: la palabra “Kremlin” significa muralla. Hay más de 200 kremlins en toda Rusia, pero éste es el más importante, ya que en su interior se encuentra la sede del gobierno ruso, y es el lugar de trabajo del mismísimo presidente. Para ingresar existen dos entradas:
  1. Plaza de las Catedrales: es un espacio compuesto de 4 catedrales y 4 palacios. La entrada cuesta 500 rublos, y sólo se puede acceder a las catedrales. Además, aquí también se encuentra la que se dice es la campana más grande del mundo. Este lugar te puede llevar entre 1 hora y media y 2 horas recorrerlo. Además de las catedrales, hay unos jardines con hermosas vistas al rio Moscú.
  2. Armería del Kremlin: es el museo más importante de Moscú. A lo largo del recorrido verás carrozas, vestidos de los zares, vajillas, objetos religiosos y, por supuesto, armas. La entrada vale 700 rublos.

Mi recomendación es que hagas ambos, uno por la mañana y otro por la tarde. En temporada alta, es conveniente sacar la entrada por internet o acercarse a las máquinas expendedoras, que se encuentran a los costados de la fila que se forma para sacar la entrada en ventanilla.

  • El segundo lugar a visitar es La Catedral de San Basilio. La famosa catedral con sus cúpulas coloridas, tan famosa en Rusia. Pero ¡ojo!, no confundir en cuanto a importancia, ya que esta atribución se la damos a la Catedral del Cristo Salvador, de la que te hablaré más adelante. Para visitar San Basilio por dentro (luego de sacarte mil fotos afuera) hay que pagar una entrada que cuesta 500 rublos. En mi opinión, no vale la pena. Por dentro no es tan grande, es medio laberíntica, y lo mejor que tiene es su exterior.
  • Museo de Historia: se encuentra frente a San Basilio, cruzando toda la Plaza Roja. En su interior vas a ver reliquias prehistóricas y obras de arte. Su exterior también es muy bonito, con toda su fachada color sangre. El costo es de 350 rublos.
  • Catedral de Kazan: ¡por fin algo gratis! Así es, la Catedral de Kazan (virgen más venerada de Rusia) es una iglesia que se encuentra en una esquina de la Plaza Roja y a la que podés acceder sin costo alguno. Es muy pequeña, no te tomará más de 15 minutos recorrerla, y las mujeres deben cubrir su cuello y cabeza para acceder al interior. En la entrada suele haber pañuelos para que se cubran.
  • Mausoleo de Lenin: ¿sabías que el mismísimo Lenin se encuentra embalsamado, y muchos rusos van a su mausoleo a rendirle homenaje? Bueno, rusos y turistas curiosos que desean ver algo fuera de lo común. El mausoleo abre generalmente por la mañana y, al ser gratuito, puede que veas una fila bastante larga para ingresar. Igualmente, no te asustes, la visita dura menos de 5 minutos dentro del mausoleo, ya que no podés detenerte mientras das la vuelta al cuerpo de Lenin, por lo que en menos de una hora habrás hecho todo el recorrido. Ingresar también es gratis.
  • Tiendas GUM: como último lugar de la Plaza Roja, tenemos este shopping, con un interior ultra lujoso. Es bastante grande y podés pasar un buen rato recorriéndolo, ideal para tomarte un helado, mientras recorrés sus pisos. A esta altura, ya será de noche, y es muy recomendable volver a la plaza para verla iluminada

Otros lugares que no debés perderte si tenés más días en Moscú:

    • Catedral del Cristo Salvador: como te comenté anteriormente, esta es la catedral más importante de Moscú. Es la iglesia ortodoxa más alta del mundo. Su entrada es gratuita, y su interior no es demasiado grande. Basta media hora para recorrerla. Su fachada, en color blanco, es muy sorprendente y merece una visita.
    • Kolomenskoye: aunque se encuentra un poco alejado del centro, se puede llegar en metro perfectamente. Este parque es gigante y hay mucho para ver. Medio día vas a necesitar para recorrerlo entero. Lo ideal es recorrerlo de norte a sur, o viceversa. Como principal atractivo encontramos el Palacio de Alexey Mikhailovich. Este palacio reconstruido fue la antigua residencia del zar del mismo nombre. Aunque su interior es muy lindo, su arquitectura externa nos deja maravillados. Además, durante todo el recorrido, verás varias iglesias y muchísimo verde para descansar o, simplemente, pasear.
    • Plaza de la Victoria: creada para rememorar la participación rusa en la segunda guerra mundial, esta plaza te traslada, a través de sus representaciones, a esa época. Además del gran obelisco que se ve a kilómetros, al final de la plaza tenemos el museo de la segunda guerra mundial. La entrada cuesta 250 rublos.


  • Mercado de Izmailovo: este mercado gigante atrae a los turistas por la diversidad de productos que se exponen. Vas a encontrar desde souvenirs, hasta pieles de animales. Y hay un sector con productos rusos antiguos, una maravilla para los historiadores y fanáticos de las antigüedades.
  • Calle Tverskaya: es una calle muy conocida, con muchas tiendas, a cinco minutos de la Plaza Roja. Mi recomendación es que vayas al número 14 de esa calle, donde se encuentra la tienda Eliseevsky. Imaginate ir de gala al supermercado para que te des una idea lo que vas a ver en su interior. El algo realmente único.

  • Teatro Bolshoi: es el más importante de Rusia y uno de los más reconocidos a nivel mundial. Ofrece espectáculos de ballet y ópera. Si querés presenciar un show, no te olvides reservar con tiempo.
  • Moscu city: no todo es antiguo en Rusia. En este sector de la ciudad, se levantan edificios increíblemente grandes y de estilo vanguardista. Realmente es una maravilla de la arquitectura verlos uno al lado del otro. Sentarse al lado del río y ver este conjunto de gigantes levantarse por encima de la ciudad es algo maravilloso. El proyecto aun no está terminado, por lo que imagino, dentro de algunos años, será mucho mejor.

  • Parque Gorki: un espacio verde, entre todos los que encontrarás en Moscú, con lago, bosque y espacio para recreación. Hay canchas de básquet y volley, lugares para hacer skateboard o, simplemente, relajarte paseando por sus caminitos. Es muy grande, y puede llevarte unas dos horas conocerlo todo. Si tenés suerte, hasta podrás ver ardillas corriendo por las ramas de los árboles.
  • Novodevichi: utilizado por Pedro el grande e Ivan el terrible para recluir a las mujeres que ya no deseaban, este complejo de iglesias es ideal para apartarse un poquito del caos de la ciudad. Se destaca por sus paredes blancas y cupulas rojas y celestes. El conjunto arquitectónico es por demás de bonito.
  • Museo Pushkin y Galeria Tretyakov: para los amantes del arte existen dos visitas importantes. La primera, el Museo Pushkin, es uno de los espacios culturales más importes de la ciudad. Cuenta con seis edificios, que exponen miles de obras extranjeras. Los temas son muy variados, y podés encontrar desde momias egipcias hasta antigüedades romanas. Además, cuenta con pinturas de artistas reconocidos, como Monet, Rembrandt, Boticcelli y Picasso entre otros. La segunda opción es la Galería Tretyakov, que es el museo más importante del mundo, en cuanto a obras rusas. Si te gusta el arte, es una oportunidad única.
  • Calle Arbat: es la calle comercial más turística de Moscú. Está rodeada de edificios históricos y cuenta con gran variedad de restaurantes y bares. Hay que prestar atención y no confundir esta calle Arbat con la nueva Calle Arbat (a dos cuadras), que con su diseño moderno, también llama la atención de los turistas, pero es completamente distinta.
  • Estaciones de metro: dentro de todo el lujo y la belleza que se encuentra por las calles de esta ciudad, no podían ser menos las estaciones de metro. Cada estación es un lujo. Algunas, con arañas en sus techos, otras, con esculturas de personajes famosos o, simplemente, cubiertas de mosaicos que hacen que ¡viajar en metro sea toda una experiencia! Las más bonitas son Arbatskaya, Revolyutsky, Kuskaya, Kyevskaya y Komsomolskaya. El precio para visitarlas es solamente un ticket de metro. Una vez dentro, hacés todas las conexiones que quieras. ¡Ideal para cuando hace frio o llueve!

Para conocer todas estas opciones, necesitás 3 días más, así que te recomiendo que, por lo menos, te quedés en Moscú 4 días. Si te encantó la ciudad, como me sucedió a mí, tenés mil ofertas más para visitar, tanto culturales como de entretenimiento.

Te recomiendo: el Museo de la Cosmonáutica, Sparrow Hills y el Museo de las Maquinitas.

Como ves, Moscú es gigante, al igual que su oferta de atracciones. Te aseguro que poner este país en tu lista de destinos a visitar es una excelente opción.


One thought on “Moscú: qué ver, y cómo recorrer la capital Rusa.

  1. Elsa Souto

    diciembre 8, 2018 at 1:41am

    Que buen relato Chelo! Todo muy clarito, espero poder conocer pronto esta ciudad. Gracias!

  2. Karin

    noviembre 10, 2018 at 1:01pm

    Que maravilla!!!!! Muchisimas gracias por los datos. Será mi proximo destino, sin duda!
    Saludos Chelo 😉🤗

  3. Patricia

    noviembre 7, 2018 at 12:43pm

    Muy buena la información! Chelotravel es genial. Ideal para proyectar cualquier visita alrededor del mundo

Your email will not be published. Name and Email fields are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.