En auto por Eslovenia

Cuando pensamos en recorrer Europa surge siempre el mismo dilema: ¿Cuál va a ser el medio de transporte?

Sabemos que cada uno tiene sus pros y sus contras.

Por ejemplo, si vamos en avión iremos más rápido pero nos saldrá más caro (si es que no usamos una low cost), si vamos en tren probablemente ahorremos una noche de hotel si viajamos de noche pero nos perderemos de conocer pueblos o incluso ciudades en el camino.

Si lo hacemos en auto, además de los riesgos que lleva manejar en países donde no estamos acostumbrados, tendremos que tener mejor preparado el itinerario y la logística para llegar a los diferentes destinos en tiempo y forma deseada, pero a su vez también, la comodidad que te da manejar tu propio ritmo no se compara con nada.

En fin, hay medios de transporte para todos los gustos.

Por mi parte no suelo rentar un auto fuera de mi país, pero Eslovenia merece un llamado de atención.

Es un país ideal para recorrerlo de esta manera.

¿Por qué te digo que es ideal para recorrerlo en auto?

En primer lugar, porque Eslovenia está lleno de paisajes, ríos, naturaleza, que merece por lo menos pararse a sacar fotos.

Además es un país relativamente pequeño que se puede recorrer en muy pocos días.

Por otro lado, todas sus rutas están en perfecto estado.

¿Qué tener en cuenta para moverte en auto por Eslovenia?

Para manejar por todo el país es necesario comprar una pegatina que se coloca en el parabrisas del coche.

Más conocida como viñeta, la misma es obligatoria y si no la llevas puedes tener multas caras.

Existen 3 clases de viñetas y cada una con su precio que detallo a continuación:

El precio semanal es de 7.50 euros para las motos, 15 euros para la clase 2A y 30 euros para la clase 2B.

La viñeta se compra en cualquier estación de servicio o en algunos kioskos.

¿Cuál es el mejor itinerario para recorrer Eslovenia en Auto?

La realidad es que no hay un trayecto mejor o peor. Todo depende de tu gusto, lo que quieras visitar, el tiempo que le dediques, etc.

Mi recorrido fue el siguiente:

Dia 1: Vintgar – Bled – Ljubljana

Vintgar: en esta localidad se encuentra la famosa garganta que lleva el mismo nombre.

La Garganta Vintgar o Vintgar Gorge en el idioma local, es un camino lleno de pasarelas y puentes que van serpenteando las rocas por encima del río Radovna.

Es un paisaje hermosísimo lleno de naturaleza que vale la pena conocer.

El recorrido corto en total desde la entrada hasta la cascada principal tarda alrededor de 1 hora entre ida y vuelta.

Si queres seguir desde la cascada hay mas caminos que conectan con otras localidades pero te va a llevar mucho mas tiempo.

La entrada a Vintgar Gorge cuesta 4 euros en temporada baja.

Bled: a 20 minutos de Vintgar se encuentra la localidad de Bled, famosa por el lago llamado de la misma manera.

Este lago es ideal para quedarse disfrutando de la vista con el verde del agua y la vegetacion que lo rodea.

En ciertas zonas esta permitido bañarse y si te animas podes ir nadando hasta la iglesia que se encuentra en el medio.

Tambien se puede rentar un bote y llegar remando a la misma.

Esta iglesia es muy utilizada por los eslovenos para casarse.

Por ultimo, el lago esta a los pies del Castillo de Bled construido en la cima de una de las montañas que lo rodea y para visitarlo la entrada cuesta unos 6 euros.

Ljubljana: terminamos el día en la capital Eslovena.

Esta pequeña ciudad cuenta con numerosos atractivos que pueden ser visitados en uno o dos días y a pesar de que llegue en auto, la misma es ideal para recorrerla en bicicleta.

Es una ciudad realmente hermosa.

Desde la tarde hasta la noche estuve en la Plaza Preseren que junto a la Iglesia Franciscana de la Anuncacion y el famoso Triple Puente te dan una sensación de estar en otra época.

Muy cerca de allí también se encuentra el Puente de los Dragones, la Catedral de San Nicolas y el Mercado Central.

Además es inevitable recorrer el río Ljubljanica y cruzar de lado a lado por medio de los puentes que lo cruzan.

Día 2: Ljubljana – Castillo Predjama – Cavernas de Postojna

Por la mañana me levanté temprano y me di una vuelta mas por la ciudad para comprar algún souvenir y disfrutar de un buen desayuno en uno de los muchos bares que se encuentran en las márgenes del río y a las 10 am. emprendí el viaje hacia Predjama.

Predjama: luego de un serpenteante camino hacia a la cima de la montaña (no es peligroso, ni complicado) llegue a esta localidad famosa por el castillo que se encuentra enclavado sobre una pared de piedra que te sorprende al verlo por lo difícil que debe haber sido construirlo.

En los pies del Castillo hay puestos de regalos, y algún que otro bar.

 

Postojna: a un par de kilómetros de Predjama se encuentran las Cavernas de Postojna.

Este lugar preparado para recibir gran cantidad de turistas, ya que es la atracción mas visitada de Eslovenia, requiere de alrededor de dos horas para recorrerlo.

El primer trayecto comienza en un tren donde enseguida se empieza a percibir que la temperatura desciende, así que te recomiendo llevarte algo de abrigo.

La segunda parte del recorrido es a pie y es realmente asombroso.




Si queres saber mas sobre la historia y el recorrido de la cueva te dejo el link de “Turismo Eslovenia” que explican detalladamente todo el recorrido.

 

Eso si, la entrada es un poco cara (unos 27 euros) aunque es entendible debido al mantenimiento que lleva este lugar.

Por la tarde parti rumbo a Croacia, mas precisamente hacia la ciudad de Senj donde pasaría la noche.

Y vos conoces Eslovenia?

Dejame un comentario contando tu experiencia!




Your email will not be published. Name and Email fields are required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.